• Eva Rodríguez Renom

Educación

Desde pequeños nos educan para competir y a establecer barreras mentales fomentando así la discriminación y la exclusión:


¿eres niña o niño? ¿azul o rosa? ¿activo o pasivo? ¿bueno o malo? ¿positivo o negativo? ¿Barça o Madrid?


Las posiciones fijas nos limitan y entorpecen el aprendizaje y el desarrollo. Lo distinto no es malo, todo lo contrario, la diferencia enriquece.