• Eva Rodríguez Renom

Lágrimas

- Deja que se vayan, Lucía —dijo la abuela desde algún lugar. - ¿Quiénes? - ¡Las lágrimas! A veces parece que son tantas que sientes que te vas a ahogar en ellas, pero no es así. - ¿Crees que un día dejarán de salir? - ¡Claro! —respondió la abuela con una sonrisa dulce—. Las lágrimas no se quedan demasiado tiempo, cumplen con su trabajo y luego siguen su camino. - ¿Y qué trabajo cumplen? - ¡Son agua, Lucía! Limpian, aclaran... Como la lluvia. Todo se ve distinto después de la lluvia.


María Fernanda Heredia, La lluvia sabe por qué