03.

Terapia de atención plena

Mediante la aplicación de terapias combinadas, que incluyen el aprendizaje de la atención plena, esta modalidad de intervención apunta a mejorar aspectos de la vida cotidiana como la pérdida de interés, la falta de seguridad, de habilidades sociales o el miedo, entre otros.

Hablar de Zen es hablar del momento presente, es hablar del aquí y ahora. Es también, entre otros muchos aspectos, hablar de sentarse en silencio, de aprender a soltar e iniciar el viaje interior del autoconocimiento.

 

A partir del aprendizaje de distintas técnicas, que van desde la atención plena hasta dejarse ir a través de la tensión y la respiración concentrada en el Hara (centro de gravedad), se abre un espacio de reflexión para hacer consciente el origen de los padecimientos.

 

Estar presente en cada pequeña cosa que hagas, saber esperar, observar con calma y estar en tu centro, sin sentirte obligado a intervenir si algo te desagrada, y dejar de estar tan preocupado por la impresión que se formen de ti los demás: estos son algunos de los objetivos que pueden lograrse con la terapia de atención plena.