01.

Terapia Breve Focal

La terapia breve focal (TBF) tiene una aplicabilidad amplia e individualizada. Se estudia caso por caso y se diseña un plan terapéutico específico para cada problemática. 

En una terapia breve el tratamiento se inicia con un plazo establecido, por lo general, en semanas o meses. Es breve en comparación con otras modalidades terapéuticas enfocadas a una búsqueda más profunda de los orígenes del sufrimiento personal.

La aplicación de una técnica focal no necesariamente ha de ser breve, pero sí debe conservar los objetivos limitados, en un intento de mejorar los estados urgentes e importantes del paciente.

Se trata de establecer el foco o conflicto central que causa dudas, sufrimiento e incapacidad a quien acude a la consulta.

La TBF brinda ayuda a personas cuya situación vital, económica y laboral no les permite recurrir a sesiones semanales por tiempo indeterminado. El principal objetivo es transformar la tendencia que dicha persona tiene a quedarse bloqueada ante algunas situaciones, para conseguir beneficios en un breve espacio de tiempo.