04.

Terapia de pareja

Hay diversos problemas por los que una pareja puede y debería iniciar una terapia: frecuentes desencuentros, conflictos que a fuerza de repetirse parecen irresolubles, expectativas no cumplidas, falta de deseo sexual, dificultades en la comunicación, diferencias en la educación de los hijos, poco respeto hacia el otro, desavenencias constantes en la convivencia, maltrato psicológico y/o físico, etcétera.

 

La modalidad de terapia de pareja ayuda a abordar estas cuestiones y a crear un espacio para recuperar la vitalidad y fortaleza del vínculo. Abre la puerta a reflexionar acerca de la capacidad del arte de amar con confianza en el otro, responsabilidad, cuidado, respeto y compromiso.

 

Tanto si se trata de hablar sobre cómo superar diferencias o insatisfacciones, como si lo que está en juego es elaborar el cierre de la relación para beneficio de ambas partes, con el acompañamiento de un profesional, encontraremos la mejor manera de enfocarlo.

 

La terapia de pareja crea un espacio de elaboración, y propone estrategias y técnicas para que se generen cambios que apunten a mejorar la calidad de vida de los dos.