Terapias combinadas

para una Vida Plena

Psicoterapia | Atención psicológica

«Si pudiéramos estar totalmente en el momento presente no conoceríamos la angustia».

Karlfried Dürckheim

Terapias Combinadas destinadas a paliar el malestar, desbloquear situaciones y problemáticas que la persona padece en su día a día para favorecer así el desarrollo de una Vida Plena. 

Terapias Combinadas destinadas a paliar el malestar, desbloquear situaciones y problemáticas que la persona padece en su día a día para favorecer así el desarrollo de una Vida Plena.
 

El enfoque focal y breve tiene una aplicabilidad amplia y es individualizada. Se estudia caso por caso y se diseña un plan terapéutico específico para cada problemática y para cada persona.

Se establece el foco o conflicto central que causa dudas, desconfianza, sufrimiento e incapacidad a quien acude a la consulta.

Esta modalidad de terapia individual permite ahondar en un mayor autoconocimiento.

Resulta eficaz para disminuir o eliminar síntomas derivados de dificultades en el desarrollo vital: problemas de autoestima, inseguridad, miedo, ansiedad, tristeza, celos, conflictos en la pareja, trabajo, família, tendencia al sufrimiento, etc., pueden ser abordados mediante esta terapia. 

Trabajo conjunto y colaborativo entre terapeuta y paciente para profundizar en ti mismo, limpiar historias del pasado, desarrollarte e indagar en aquello que te impide crecer.

 Es importante que seas activo a partir de la determinación de querer hacer algo distinto con tu vida y estar dispuesto a salir de la comodidad mental de la zona de confort. 

Hay diversos problemas por los que una pareja puede y debería iniciar una terapia: frecuentes desencuentros, conflictos que a fuerza de repetirse parecen irresolubles, expectativas no cumplidas, falta de deseo sexual, dificultades en la comunicación, diferencias en la educación de los hijos, poco respeto hacia el otro, desavenencias constantes en la convivencia, maltrato psicológico y/o físico, etcétera.

Eva Rodríguez Renom

Psicóloga y Psicoterapeuta en Barcelona.

Graduada en psicología por la Universitat Oberta de Catalunya,

colegiada núm. 26001.

La avalan una formación psicoanalítica, análisis individual y grupal de más de 10 años en el Espacio Psicoanalítico de Barcelona. 

Se ha especializado en Terapia Breve dentro de un enfoque psicoanalítico y de resolución de problemas y de Terapia centrada en las Emociones.

 

Actualmente está realizando una formación con base en el Zen y la Leibterapia Personal impartida por Laia Montserrat, en la línea del Método Dürckheim de psicoterapia combinada con desbloqueos afectivos.

Cada vez más a menudo las personas estamos enganchadas al móvil, a la tablet, a las series... ¿Somos de verdad capaces de parar, de dejar el móvil, de preguntarnos qué es tan urgente que no puede esperar?, ¿somos capaces de contemplar el silencio y no angustiarnos?

Ahí están, disfrazadas de compañeros de trabajo, de supuestos verdaderos amigos, de parejas entregadas y leales. En apariencia, difíciles de detectar, pero hay cada vez más: una de cada cien personas presentan rasgos psicopáticos, tóxicos.

La muerte es un tema incómodo y pensar acerca de ella, aún más. ¿Por qué cuesta tanto hablar de y aceptar la muerte? ¿Por qué no se puede incorporar como parte de la vida? ¿Por qué da tanto miedo? ¿Por qué la muerte se les oculta o se les disfraza a algunos niños?

 

Nuestro cuerpo expresa, en un registro diferente al de la palabra o el de las acciones, lo que somos.

Incorporar y pensar el cuerpo, y no solo la mente, en las diferentes terapias facilita que la persona que consulta alivie o entienda su malestar en su conjunto.

El cuerpo es un privilegiado indicador de nuestro estado de salud y de ánimo.

Cada vez más personas caminan con prisas, perdidas, ansiosas, con excesivos problemas que ellas mismas se procuran, con un andar que denota abandono y que apunta a una desconexión en exceso con ellas mismas y con el entorno que les rodea. Los valores de nuestra cultura propician esta desconexión y empujan a dejar de observar lo que de sutil se ofrece a nuestro alcance.

Amar, hoy en día, se está convirtiendo cada vez más en un sistema de intercambio, de intereses, que dificultan el saber-amar.

Amar al otro —sea la pareja, un amigo, un hijo, …— de una forma verdadera, ¿en qué consiste realmente? ¿Somos capaces de dar sin esperar nada del otro?