top of page
  • Foto del escritorEva Rodríguez Renom

La experiencia de meditar

La meditación es una infinidad de cosas, y cuesta explicar con palabras muchas de ellas. La experiencia de meditar es abrir, sentir, vivir y transitar un camino que puede llevar a la transformación personal.


Meditar es permitir estar en el momento presente, sin intentar resolver aquello que por ahora no es necesario ocuparse. Es permitir que aflore lo que tenga que aflorar.


Meditar es aprender a relacionarnos de una manera más apropiada con todo lo que surge en nuestra mente, que, al igual que el agua de un río, no cesa de fluir. La meditación nos muestra que es posible parar y recuperar el contacto con nosotros mismos.


Meditar es una práctica que implica vivir plenamente. Nos pone cara a cara con nuestra verdadera naturaleza. Nos lleva al auto-descubrimiento de lo que realmente somos. Nos trae a lo inmediato, a vivir lo que sentimos, a lo que acontezca.


Haz la prueba: siéntate a meditar y observa cómo estás. Sin juicio, sólo observa y déjate respirar. Cuando inspires, ábrete a la experiencia, a sentir, a recibir lo que eres. Cuando espires, suelta, vacía, es el momento de dar, de aprender a desprenderte.


La respiración nos acompaña desde que nacemos hasta el final de nuestra vida. La respiración llega y se va, nos usa, nos moldea, nos acompaña. La respiración se adapta a nuestras necesidades y a nuestro estado interno. Si hay desconfianza o un exceso de control, se mostrarán en nuestra respiración. Observa y déjate respirar sin pausas. Inspira y espira sin cambiar nada. Tú eres esa respiración que viene y va, que sube y baja, sin cesar.


En la meditación no se trata de hacerlo bien o mal, sino de que te sientes y te observes. Se trata de que contemples los pensamientos, las emociones que hablan y arrastran, pero sin implicarte ni tampoco que los alimentes. Es dejar que las cosas vengan y dejar que las cosas se vayan.


Cuando te sientes practica el gesto de simplificar. Simplificar nos hace libres. Simplificar para limpiar. Clarificar para que aparezca lo que somos y no lo que tenemos. La simplicidad nos invita a despojarnos de lo accesorio y a descubrir nuestra esencia. Si estamos preocupados por una sola hoja no veremos el árbol.



Abrir, sentir, vivir y transitar un camino que puede llevar a la transformación personal.
La experiencia de meditar


Comentários


bottom of page