• Eva Rodríguez Renom

La queja

En ocasiones podemos resolver los problemas por nosotros mismos. En otras ocasiones necesitaremos ayuda, y como en la viñeta, para algunos es más fácil seguir sufriendo y quejarse que realizar algún cambio, puesto que la queja impide la acción. Hay que querer cambiar para afirmar que no lo pudiste lograr.