• Eva Rodríguez Renom

Soltar para que la novedad aparezca

Aprende a soltar todo aquello que te sobra para que pueda entrar lo nuevo.


Es cierto que saber soltar no es una tarea fácil, pero también es cierto, que a menudo nos apegamos a un sinfín de cosas, personas, pensamientos, recuerdos, emociones y un largo etcétera que ocupan demasiado espacio.


Soltar supone un crecimiento personal, supone un dejar ir, supone una descarga de un peso que no te pertenece.


Para que la novedad aparezca, hay que dejarle sitio, tal y como la definen los antiguos chinos la disponibilidad de un individuo a la noción de vacío. El vacío no es una ausencia. Es hacer sitio. Hay que saber soltar cosas que, relacionadas con un período anterior, tuvieron su necesidad pero que, mirando al futuro, son una molestia: un exceso de «lleno».