• Eva Rodríguez Renom

Qué hacer tras una ruptura de pareja

En una ruptura de pareja hay un antes y un después en la vida de cada integrante. Por ello es necesario atravesar el duelo, de la misma forma que ocurre tras la pérdida de un ser querido.


El duelo no es un protocolo, no tiene pasos ni tiempos. Se lleva como cada persona puede. Es único, conlleva para cada uno un sabor y un color individuales. A la vez, es un proceso universal que posee características y vivencias parecidas de unas personas a otras.


Algunas claves para superar, poco a poco, una ruptura de pareja, son:

Sentir y vivir cada una de las emociones que el duelo trae consigo: tristeza, nostalgia, malestar, ansiedad, ira, miedo, frustración...


Elaborar el duelo.

Cuestionar la relación.


Evitar tomar decisiones precipitadas para huir del malestar actual.


Integrar la realidad de la pérdida.

Saber desprenderse y soltar lo que ya no es.


Aprender a vivir de nuevo.


Aceptar, poco a poco, el final y caminar un nuevo comienzo.


Alimentar tu alma.


Agradecer también lo que no fue.


Reconocer que se puede mejorar cuando ciertas personas salieron de tu vida.

Transformarse.

El duelo se erige como una oportunidad que brinda experiencia, por lo que debes darte el tiempo necesario para levantar los pies del suelo y sentir que puedes volver a volar.


Confía. Si no puedes solo, pide ayuda. Hacerlo es un acto de valentía y sabiduría.


Y no olvides: la ruptura no deja de ser un poco de tiempo que te brindas y que te proporciona la vida para aprender a amar una vez más.